Viajero Inmóvil - Difusión de grupos progresivos independientes

English Version Versión en español Versión para Argentina

ÚNASE A NUESTRA LISTA DE CORREO


Facebook MySpace SoundCloud

Discografía

  • Pastoral -  (1974)
  • En el hospicio - (1975)
  • Humanos - (1976)
  • Atrapados en el cielo - (1977)
  • Mensaje mágico / Reflejos del hombre - (1977) Simple
  • De Michele-Eurasquín - (1979)
  • Generación - (1982)
  • El álbum - (1988) (Compilado)
  • Estadio Obras - (2 CDs) - (1983)

 

 

Integrantes en el álbum

  • Pastoral -  (1974)

 

ALEJANDRO DE MICHELE - Guitarra y voz

MIGUEL ANGEL EURASQUÍN - Guitarra y voz

 

Integrantes en el álbum

  • De Michele-Eurasquín - (1979)

 

ALEJANDRO DE MICHELE - Voz principal y guitarras acústicas y eléctricas de 6 y 12 cuerdas y coros

MIGUEL ANGEL EURASQUÍN - Guitarras acústica, eléctrica y española, voz y coros

 

Músicos invitados:

JORGE CUMBO - Sikus y guitarra acústica

FRANCISCO OSTERSEK - Bajo

DANIEL COLOMBRES - Batería

LITO EPUMER - Guitarra eléctrica

MANOLO YANES - Teclados y Mellotrón

HUGO VILLARREAL  - Bajo

RODOLFO MESSINA - Batería

DAVID IMPELLUSO - Teclados

OSKY AMANTE - Percusión

HÉCTOR MARTÍNEZ - Bajo

GUILLERMO LÓPEZ GALÁN - Batería

ADRIANA PORRECA - Teclados

 

Integrantes en el álbum

  • Estadio Obras - (2 CDs) - (1983)

 

ALEJANDRO DE MICHELE - Voz principal y guitarras acústicas y eléctricas de 6 y 12 cuerdas

MIGUEL ANGEL EURASQUÍN - Guitarras acústicas y eléctricas, armónica, voy y coros

 

Músicos invitados:

CLAUDIO “Pato” LOZA - Batería y percusión

GUSTAVO DONÉS - Bajo eléctrico

CARLOS GARCÍA LÓPEZ - Guitarra eléctrica

JUAN DEL BARRIO - Teclados

 

 

Biografía

Pastoral fue un dúo de Rock Progresivo Pastoral argentino, integrado por Alejandro De Michele y Miguel Angel Erausquin. Se caracterizaron por su estilo desafiante y vanguardista. Un origen rústico En un comienzo su derrotero musical puede definirse como acústico, aunque rápidamente el dúo hizo gala de un eclecticismo que se mantendría como una constante durante toda su existencia. Alejandro De Michele y Miguel Angel Erausquin se conocieron en el Colegio Mariano Moreno, en 1971 y al poco tiempo -y luego de escribir y ensayar varias canciones, entre ellas “Libertad Pastoral”- deciden lanzarse a actuar en vivo, debutando en el Teatro Diagonal de Mar del Plata el 18 de noviembre de 1973. En 1974 editan “Pastoral”, su primer disco, a través del sello Cabal, pero el mismo no cuenta con ningún tipo de promoción y ello, sumado a la temática oscura y surrealista de sus canciones, lo torna inaccesible para el gran público. Grabado con los recursos mínimos, se destaca su sonido crudo y a menudo desgarrador. Las obsesiones de Alejandro De Michele (el vientre, la muerte, la locura) ya están presentes en este sólido pero casi anónimo debut discográfico. Surrealismo y oscuridad Para su segundo disco cuentan con la producción artística de Litto Nebbia y la participación con su trío como grupo de apoyo. El resultado es uno de sus trabajos más célebres, "En el hospicio", editado en 1975. Este disco (con una portada diseñada por el propio Alejandro, mostrando una estética casi gótica en sus fuertes contrastes de blanco y negro) profundiza lo insinuado previamente. La música de Pastoral era calma y de una sobria corrección técnica, sin alardes de virtuosismo pero con un evidente buen gusto en su instrumentación. Las armonías vocales eran uno de los sellos característicos del dúo, y en este disco se hace fuerte hincapié en ellas. A estas alturas, los focos de la prensa especializada se dirigían a la figura del introspectivo y discreto De Michele, que comenzaba a mostrarse como uno de los más grandes poetas argentinos. Otros, más allá de su temática, ponían el acento en su delicada voz de barítono. “En el hospicio” fue un éxito en lo comercial, pero sobre todo en la faz artística: con letras que versaban sobre la locura, la muerte y la autodestrucción hasta llegar a pasajes casi nihilistas, Pastoral había definido su estilo y se diferenciaba claramente de otros grupos de la época por la profundidad de su propuesta musical. En la cumbre En 1976 el dúo editó la que es considerada unánimemente su obra maestra: “Humanos”, que bordeaba lo conceptual en torno a la muerte y la sinrazón de la existencia que se anticiparía a reflejar –como ninguna otra- los horrores de los “años de plomo” de la dictadura militar en Argentina. Para su grabación se contó con una orquesta de cuerdas a cargo de Antonio Agri, y de invitados de lujo como Charly García, Oscar Moro y Pino Marrone. Paralelamente a ello, Pastoral se convirtió en el primer grupo de rock en castellano en incluir tópicos ecológicos en sus canciones. “Humanos”, un disco casi teatral, incluía también un opus clásico de casi diez minutos llamado “Me desprendo de tu vientre / De regreso a tus entrañas” conformado por dos canciones enlazadas temática y musicalmente, en los que De Michele demuestra un registro vocal altísimo. La grabación, casi en vivo, es todo un testimonio de su impresionante caudal vocal. El disco es presentado en vivo con un recital en el teatro Estrellas. Posteriormente, y en busca de una mayor pureza de sonidos, Pastoral se dirigió a Brasil para completar su siguiente disco, el más ecléctico y variado de su carrera: “Atrapados en el cielo”, de 1977. Este disco, con una temática aún más compleja y hermética que “Humanos” (aunque sin la grandilocuencia de aquél) presenta una gran riqueza instrumental. Se incluyen sintetizadores, instrumentos de viento e inclusive gaitas. La evolución de Pastoral era cada vez más evidente, y ya nada quedaba del dúo acústico de sus inicios. En esta época, Pastoral se convierte en el primer grupo argentino en realizar giras por el exterior del país (realizando conciertos multitudinarios en Chile). También tienen tiempo para un impactante recital en el legendario Estadio Luna Park (el 14 de abril de 1977), que llenan casi secretamente, por la veda impuesta al rock por el gobierno militar. Pastoral se había convertido en un fenómeno de masas. Casi simultáneamente editan un nuevo single con canciones que no se encontrarían en ningún otro disco oficial: “Mensaje mágico” (una de sus declaraciones más optimistas) y el enigmático instrumental “Reflejos del hombre”. El fin de una etapa Sin embargo, el desgaste de la fama comenzaba a hacer mella en los dos integrantes de Pastoral, quienes deciden disolver el exitoso dúo a fines de 1978. Como complicación adicional, Pastoral había firmado un contrato con una nueva discográfica especializada en rock llamada Sazam Records, que les exigía editar tres nuevos discos, a lo que los músicos se negaron terminantemente ante la convicción de que el grupo ya era historia. Finalmente el problema se solucionó con la edición de un único álbum de Pastoral, y un trabajo solista de cada uno de sus integrantes. El título del disco “póstumo” del dúo fue elocuente: “De Michele – Erausquin”, editado en 1979, era un claro mensaje anunciando que Pastoral había dejado de existir. Pese a las ofertas que recibieron para tocar en un concierto de despedida, Alejandro De Michele –que detestaba los golpes efectistas- volvió a negarse y se sumió en un ostracismo que duró casi dos años, en los que se dedicaría a escribir un libro de memorias y a proyectar una ópera rock llamada “Federico Siete Vidas”. Re-Generado En 1982, De Michele y Erausquin decidieron reunirse calladamente para grabar un álbum. No hubo tampoco en esta oportunidad, grandes conciertos ni notas para los medios masivos. El regreso de Pastoral fue silencioso y la noticia se esparció por los rumores que comenzaron a circular entre el público. El resultado de esa reunión fue “Generación”, un disco que sorprendió a propios y extraños al abandonar totalmente el sonido calmo y reflexivo que era una de las características más marcadas de Pastoral, reemplazándolo por una fuerte base rítmica, sintetizadores y fuertes solos de guitarra eléctrica. “Generación” fue otro boom de ventas en la Argentina post-Malvinas, y se caracterizó también por letras ácidas y directas, plagadas de irónicas referencias al derrumbe social y económico del país. El disco fue presentado en un gran concierto en el Estadio Obras Sanitarias (llamado usualmente “La Meca del rock sudamericano”) en un concierto que la prensa especializada calificó como uno de los más brillantes de Pastoral en su historia. Meses después, a comienzos del siguiente año, se editó una recopilación con sus obras más célebres, recibiendo el título de “Todo Pastoral”. Coincidiendo además con el décimo aniversario del dúo, se presentaron nuevamente en el Estadio Obras Sanitarias el 30 de abril de 1983, ante un marco de público aún más amplio. Se ubicaron sistemas de sonido en la calle frente al estadio para que el numeroso público sin entrada pudiera escuchar el concierto.

 


Información

* Sitio oficial de Pastoral